El 16 de agosto de 1977, con tan solo 42 años de edad, fallecía en su residencia de la ciudad de Memphis Elvis Aaron Presley. Conocido como “El rey del Rock and Roll”, Elvis Presley es una de las figuras más importantes que nos dio la música popular del siglo XX, y más de cuatro décadas después de su desaparición sigue estando presente y siendo uno de los artistas que mayores beneficios reporta a sus herederos. Su importancia es tal que todavía hoy hay quien mantiene que Elvis sigue vivo, apartado de la atención y de los focos y gozando de la tranquilidad que aporta un anonimato que apenas pudo disfrutar en su vida “oficial”. Leyendas urbanas que dan idea del culto a un personaje con luces y sombras, pero sin el que la historia de nuestra música habría sido muy distinta.

Efectivamente, Elvis Presley es una figura capital de la cultura popular y el mayor culpable de que hoy en día estemos hablando de rock. Dejaremos a un lado disputas sobre la invención del género del rock and roll. Ya sabemos que Little Richard se autodenomina el “arquitecto del rock and roll” y que Bo Didley se sintió un tanto molesto al comprobar que Elvis le había sisado algunos de sus movimientos escénicos, pero en los segregados Estados Unidos de la época, para que algo como en rock triunfase, hacía falta cierta vision y un chico blanco y guapo que volviera locas a las adolescentes y que hiciera que todos los chicos quisieran parecerse a él. Y ahí apareció Elvis, descubierto por Sam Philips de Sun Records y hábilmente controlado por el Coronel Tom Parker para llevarlo a ser la figura más estratosférica de la nueva música que estaba surgiendo. Probablemente Elvis se apropió en incluso dulcificó los elementos de una nueva música negra que estaba surgiendo, pero no es menos cierto que el rock tal vez no habría llegado tan lejos de no haber sido por su influjo.

El período estrictamente rockero de Elvis duraría unos años, y su paso por el servicio militar y su posterior hiato apartado de los escenarios marcarían un antes y un después en su carrera, aunque su especial televisivo de 1968 (el imprescindible “’68 Comeback Special”) y su posterior etapa en Las Vegas son sin duda los momentos que han fijado la imagen popular que se tiene de Elvis. Por el camino también algunas películas bastante malas en su mayoría, un concierto retransmitido a todo el mundo (“Aloha from Hawaii”, el primer evento musical que se retransmitiría mundialmente vía satélite), problemas de sobrepeso y finalmente una controvertida muerte en Graceland que, como decimos, algunos todavía no quieren creer. Sea como fuere, Elvis siempre fue y será “The King”….