La edición del jueves coronó una estancia de una semana en Londres con el ex-Beatle de 76 años acompañando al anfitrión del programa de tertulia de CBS en un paseo en auto.

Entre canciones, McCartney autografía el muro de Penny Lane y visita la casa de su infancia.

Corden luce evidentemente conmovido mientras McCartney cuenta cómo un sueño con su difunta madre llevó a la letra del clásico ‘Let It Be’.

El par termina en un bar, donde Corden sirve como barman y exhorta a los clientes a usar la rocola. Cuando uno lo hace, una cortina cae y revela a McCartney en el escenario con una banda.

El músico cantó algunos de sus viejos éxitos e invitó a Corden a acompañarlo en el escenario para ‘Hey Jude’.