Pese a que tras el estreno de “The Last Jedi”, el actor interprete de Luke Skywalker y el director de la cinta Rian Johnson, reconocieron sus grandes diferencias al momento de grabar la historia del Jedi. Pero ahora Mark Hamill comentó en una entrevista que entiende el punto de vista del cineasta.

En una entrevista con IGN, Mark Hamill contó que al momento de grabar “The Force Awakens”, J.J. Abrams le prometió que se mostraría con todo la fuerza que Luke desarrolló a lo largo de los años. “Creía que la Fuerza iba a salir por cada orificio de mi cuerpo. Ya sabes, levantar la ceja y derribar AT-AT’s como si fueran fichas de dominó”, bromeó para luego agregar. “Además, tampoco habría tenido mucho que hacer. No habrían tenido que enseñarme la coreografía para los duelos de sables de luz. Sólo tendría que hacer esto (señala al otro lado de la habitación) y dejar que el equipo de efectos especiales hiciese el resto”.

Pero la elección de Rian Johnson para la secuela, comenzó a traer dudas al actor sobre su personaje. “Dije: ‘Hey, ¿cómo he pasado de ser el personaje más optimista y positivo a este hombre gruñón y suicida que quiere que la gente le deje en paz en su isla?’”. Aunque la explicación de este cambio, apareció con el paso del tiempo y de sus propios ideales: “No soy un actor de método, pero una de las técnicas de un actor de método emplearía sería basarse en su experiencia en la vida real”, comentó. Y, agregó que esta experiencia viene de la comparación de su imagen del mundo en 1977, junto con la que tiene hoy en día.

“Yo era de la generación de los Beatles: ‘All You Need Is Love’, paz y amor”, dijo el actor. “En aquel momento pensaba como un adolescente: ‘Cuando estemos en el poder no habrá más guerras, no habrá más discriminación racial y la marihuana será legal’. Eso es un acierto de tres. Cuando piensas sobre ello, mi generación ha fracasado. El mundo es incuestionablemente peor de lo que era entonces”. Finalizó.