Estarán este jueves 26 en Talca, en el Teatro Regional del Maule (entradas agotadas); viernes 27 en Santiago, en el Teatro Caupolicán (entradas en Ticketek y boletería); sábado 28 en Arena Monticello (Ticketpro y boletería); y finalmente el domingo 29 en Valparaíso, en el Aula Magna de la Universidad Técnica Federico Santa María (Ticketek y boletería).

En esta ocasión traen un show basado en las actuaciones que dio Queen en Wembley en 1986, que fueron de las últimas de su carrera y parte de los conciertos más memorables de los que se tenga registro en la historia de la música popular.

Antes de todo hablamos unas palabras con el vocalista Pablo Padín, el Freddie Mercury latino, quien nos comentó que “llevamos varios años tocando en Chile, siempre hemos encontrado una recepción muy buena y creo que tenemos la fortuna de poder decir que nos relacionamos muy bien con este público. No es para menos, si de alguna manera somos vecinos”.

“Esta vez llevamos otra vuelta de rock, de música y estética, con una puesta en escena a la que le hemos puesto mucho esfuerzo y esperamos que les guste. La idea es hacer lo de Wembley el ’86, pero también yendo un poco más allá, agregándole algunas canciones que no son tan conocidas, pero que al fanático le gustan mucho. Es un montaje con grandes luces y mucha atmósfera”, agregó.

Esto se hace especialmente importante tomando en cuenta que en 1986 terminaron las giras para Queen. Y las canciones de los discos posteriores ‘The miracle’ (1989) e ‘Innuendo’ (1991) nunca pudieron ser tocadas en vivo por la formación clásica. Dios Salve a la Reina lo hace, cumpliendo parte de la fantasía de muchos fans, según asegura Pablo Padín.

“Chile fue uno de los primeros países que nos recibió, desde el comienzo fue excelente la recepción. Creo que tiene que ver con la pasión que siempre han tenido por esta música y lamentablemente Queen nunca pudo ir a Chile, como sí pudo pasar por Argentina y Brasil. Creo que por eso hay tanta pasión por ellos, porque siempre estuvieron las ganas”, concluye el cantante.

Así que si son de los que siempre han vivido con la espina de no haber visto a Queen en vivo, pueden presenciar esta recreación de sus shows. La invitación está hecha.