Todo listo para la semana más disco de clubbingspain. Empieza la bacanal disco. Al igual que hicimos en enero con el techno y en febrero con el house, este final de marzo se lo vamos a dedicar al sonido discotequero. Hemos recibido más de 70 Top Ten como respuesta a nuestra llamada para saber cuales son los favoritos de todos los que estáis habituados a lidiar con este sonido.

En esta encuesta han participado Dj, productores, foreros y usuarios habituales de fiestas donde habitualmente se pincha disco, sobretodo gracias a esforzados colectivos que siguen manteniendo vida la llama que se prendió a mediados de los 70 (y hasta ahora). Preguntamos por los diez temas favoritos del disco (hemos puesto hincapié en lo de favorito, casi nos interesa más la huella dejada por tal o cual tema que por su, digamos, calidad intrínseca) y desde hoy y hasta el viernes, iremos desgranando a diario diez temas que han merecido su inclusión en tan ilustre lista.

El filtro para pasar al Top 50 ha sido muy peleado. La verdad es que el concepto disco es tan amplio y toca tangencialmente tantas sensibilidades que es complicado que coincidan los votos. Algunos encuestados han seleccionado rarezas con lo que esos votos han caído en saco roto porque precisamente esa rareza les hace ser invisibles para el gran público y aunque son temas que no cuentan con representación en el Top final, estamos seguros serán del agrado de los diggers que examinen con lupa esas listas. Hay un grupo de temas muy destacado, en particular esos diez primeros puestos que presentaremos en la última entrega y que han conseguido bastantes votos de ventaja sobre un grupeto perseguidor que ha tenido que ganarse el puesto a codazos Como ganar posiciones en una pista de baile abarrotada. Muy atomizada. Una pléyade en la que cada estrella brilla con luz propia pero eclipsada por otras estrellas tan grandes y tan brillantes.

Al margen de como haya quedado el ranking final que iremos descubriendo estos días, cabe destacar la cantidad de información que desgranan todas esas listas que analizadas al detalle ofrecen horas de desaforado digging. Porque el aficionado al disco es digger casi por naturaleza. Y un romántico empedernido. La respuesta más repetida al recibir estos charts ha sido tan plañidera como sentida: “Ha sido muy difícil elegir diez. Qué tristeza dejar fuera temas tan grandes. Hoy te mando esta selección pero mañana podría ser otra”. Algunos no han podido resistirse y nos han mandado una lista B o Bonus tracks que hemos contabilizado en caso de empate entre temas que los ha habido y muchos. En este sentido destaca la curiosa actitud, por ejemplo, de los aficionados al italo. Muchos han decidido omitir temas de italo en favor del disco -por indecisión a la hora de incluir tal o cual- o directamente nos han pasado su Top Ten de italo alternativo que también hemos decidido publicar con el resto.

50
Bobby Thurston – You Got What It Takes
Prelude (1980)

Como cabía esperar, el sello Prelude cuela algunos temas en este Top 50. Sello neoyorquino que estuvo activo de 1976 a 1986 con D-Train, The Strikers o Musique en su roster. Bobby Thurston se cuela por los pelos en esta lista con You Got What It Takes. Willie Lester y Ronnie Brown, autores de la letra y los arreglos de este tema, lo ficharon para Prelude una noche que lo vieron actuar. Le produjeron el álbum homónimo del que también destacó Check Out The Groove que llegó a lo más alto de las listas en 1980. Ocho años después Thurston acompañó a sus dos padrinos para engrosar las filas de su propio sello Mainline con el que grabó un nuevo álbum, Sweetest Piece Of The Pie.

49
Cento – Photocrome
Idea

Los votos del veterano del cosmic Beppe Loda y de Luca Locati,responsable del libro-directorio Crisco Disco del que te hablamos hace pocas semanas, nos marcan el camino hasta el disco más oscuro. Nos vamos a Italia para encontrarnos con esta odisea space rock de la que no he podido encontrar la fecha de publicación (nada más que un “late 70s”). Lo que si podemos deciros es que es una preciada pieza de ese disco cosmic de naturaleza progresiva que ha quedado algo marginado en la lista general. El tema está escrito por Mauro La Luce, con experiencia en grupos de jazz-rock progresivo como Delirium al que se unió a mediados de los 70 para sustituir a uno de sus miembros, Ivano Fossati.

48
Dan Hartman – Vertigo / Relight My Fire
Blue Sky (1979)

Volvemos al glorioso año 1979 con Dan Hartman y la voz de la inconfundible Loleatta Holloway. Ambos decidieron morir con el inicio de la primavera -justamente el sábado se cumplieron 20 años del fallecimiento de Hartman, Loleatta se despidió de este mundo un 21 de marzo de 2011- pero su legado no es en vano. Me quedo con uno de los comentarios del vídeo en Youtube que sirve para ilustrar este Vertigo… Relight My Fire(béndita juventud informada): “Soy un gran fan de la EDM moderna. Pero al igual que a una persona que es fan acérrima del rock, normalmente le gusta el rock clásico. A mí, aunque me guste la EDM, entiendo que sin este tipo de música disco no habríamos tenido electrónica como el Hi-NRG o el Italo y sin todos esos sonidos no habríamos tenido nunca house y todo lo que deriva de eso. Lamentablemente la mayoría de los fans de EDM de mi edad ignoran completamente cualquier cosa que tenga más de cinco años”. Vale la pena morir en primavera.

47
The O’Jays – I Love Music
Philadelphia International Records (1979)

Nos movemos hasta el sonido Philly que si que ha tenido predicamento en los Top que hemos recibido. En Philadelphia International Record nos encontramos con la versión más r&b de esta banda de Ohio conocida como The O’Jays que por entonces llevaban más de veinte años en activo como The Mascots. El mito dice que decidieron cambiarse el nombre como agradecimiento a un Dj de Cleveland que no paraba de pinchar su música,DJ Eddie O’Jay. Nos quedamos con el mix de un Tom Moulton, últimamente reivindicado por el doble recopilatorio que le dedicó Harmless a sus legendarios edits, técnica del que es considerado pionero.

46
Class Action – Weekend
Sleeping Bag Records (1983)

Así a bote pronto, destacar que las encuentas se han olvidado de Arthur Russell, aunque si que es verdad que no de sus proyectos disfruta de un destacado puesto en este Top 50, pero su sello Sleeping Bag Records logra colar en el número 46 a Class Action y este Weekend que sigue sonando a las mil maravillas más de treinta años después de su publicación. Christine Wiltshire como vocalista de este proyecto dirigido por Larry Levan que viviría una especie de mutación unos años después como Phreek, con el hombre orquesta Leroy Burgess como destacado letrista de este tema que dice así: Well, well, well. Look who’s home. My, I thought you didn’t gonna make it tonight, honey. Oh, me?. Oh yes, I’m getting ready to go out. Oh no, no, no… No, I know you didn’t think I was staying home again tonight”.

45
Patrice Rushen – Number One
Elektra (1984)

Saltamos por primera vez al corazón de los 80 con Patrice Rushen que entra en el 45 con Number One, extraído de su álbum Straight From The Heart que consiguió buenos réditos en listas como la célebre Bilboard y llegó a estar nominada a un Grammy en 1982 como mejor vocalista vocal por Forget Me Nots (del que sólo se ha acordado el locutor de RNE y Radio Minuto, Pedro Blázquez en su sección emo disco “…que hace que bailar en una pista de baile con humo, luces y amigos sea una experiencia religiosa total”). El primer puesto que le ha dado la Dj de funk y soul Oniria Sister a este Number One ha sido de gran valía para destacar del pelotón de los dos votos mínimos para poder entrar en el Top 50.

44
Brainstorm – Lovin’ Is Really My Game
Tabu Records (1977)

Sirva esta entrada como homenaje a Belita Karen Wood , que moría hace menos de un año, dejando tras de si una carrera artística que le había llevado a ser cantante de Brainstorm -este Lovin’ Is Really My Game es su tema fetiche- además de un dilatada carrera en los sabrosones Parliament-Funkadelic y recordada no hace tanto por Étienne de Crécy que contó con ella para cuatro temas de su álbum Tempovision. “I can’t catch no man Hangin’ out at a discotheque. But I believe in the boogie. Oh, but the boogie don’t believe in me”.

43
Daisy Daze And The Bumble Bees- Planet O
Disc’Az (1979)

El tema que nos ocupa hizo furor gracias a una serie de anime japonés dedicada al ladrón de guante Lupin que tiene al combinado francés Daisy Daze & The Bumble Bees como responsable de este épico tema. Dice el mito que los productores de la serie, Lupin III, probablemente confiando en la ignorancia del público y en que no pudieran entender el texto, colocaron la canción como el tema principal de la serie de animación. A primera vista, parece que las cuestiones de las que habla el tema son puramente asuntos de la “ciencia ficción”, pero hay quien ve en la letra de la canción ciertas alabanzas a las prácticas sadomasoquistas que propone la famosa novela Historia de O de Pauline Réage. “No, no, no, no, don’t touch me. No, no, no, don’t come near me. We’ll surprise you, scandalize you. We’ll surprise you, vandalize you.”

42
Magnifique – Magnifique
Siamese (1979)

Insistimos en el año 1979, habría que contar los temas fechados en este año que entran en el Top 50, y también repetimos con el disco francófono. Ese maravilloso año la Hi-NRG da un puñetazo en la mesa con el descubrimiento de la 303 y pasar directamente a la eternidad con este Magnifique que es puro goce. Magnifique al cuadrado, pues. Uno de los temas favoritos de ese maestro que es I-F del que todavía en Barcelona recuerdan su residencia en Lo-li-ta. Hoy en dia sigue siendo un tema pinchable y disfrutable. Anthony Monn, productor de voces privilegiadas como las de Amanda Lear y Judy Cheeks, se encuentra tras las bambalinas de este proyecto que ahora si, ya sabemos nos acompañará de por vida.

41
Jules Tropicana – Come on
Blanco y Negro (1983)

Podría considerarse una de las sorpresas de la jornada. Tres votos. No está nada mal Y una de las pocas aportaciones de nuestro país al Mundial del disco 2014. Ni Barrabás, ni los enormes Los Pekenikes, ni el Fotonovela de Iván, ni la más que previsible Susana Estrada, poco disco español chungo y el poco progressivo citado también se queda fuera. En cambo si queda constancia del sonido disco “fet a Catalunya” que entronca con toda la fiebre del italo disco de primeros ochenta, aunque no cae en la caspa. Tiran más a Trans X y a New Order en lo que se empezaba a llamar ‘tecnodisco’. Y con un camerunés en sus filas, Jules Bikôkô que después de pasar por algún grupo de rock efímero se dedicaría a tocar el contrabajo. Se trata además de la primera referencia de un sello que luego sería emporio: Blanco y Negro. Palabras mayores lo que vendría después. Se podrían alicatar los lavabos de todos los Cash Converters de España entera. Un grupo de estudio pensado para vender -que lo hicieron, 10.000 copias en un tiempo récord que llegaron incluso a los EE.UU.- y formado por mercenarios con nombres italianos que ‘se non è vero, è ben trovato’ y un funky o una gracia que treinta años después demuestran que más que gracioso hay que caer en gracia.