El estrés físico y emocional causa una reacción en el organismo que incrementa la adrenalina, una hormona que, a su vez, causa ciertas respuestas hormonales y nerviosas para emprender la huida de la situación que lo ocasiona.

Este estado emocional suele tener su origen en los momentos de depresión, angustia o cualquier sentimiento de irritabilidad; a su vez, puede producirse como respuesta de varias condiciones físicas que requieren más cuidado.

Aunque al principio se puede percibir por la actitud y la dificultad para concentrarse, más adelante puede ocasionar fuertes dolores de cabeza, pérdida de la energía e incluso problemas digestivos.

Por esto, es esencial controlarlo ante las primeras señales, a través de una técnica de relajación y el consumo de algunos alimentos que favorecen su reducción.

En esta ocasión queremos revelar un top 10 con esos ingredientes que, por su composición química, aumentan los niveles de las sustancias responsables del bienestar. ¡Disfrútalos!

1. Espárragos

Esta hortaliza hace un aporte significativo de ácido fólico, nutriente que tranquiliza el sistema nervioso y las emociones irritables.

Son perfectos para disfrutar en ensaladas o al horno y, además, son una fuente natural de fibra y vitamina B.

2. Leche caliente

El consumo de leche caliente tiene un efecto calmante que controla la ansiedad y el estrés. Su aporte de fosfolípidos actúa de forma positiva en el estado de ánimo, la función cognitiva y la disminución de los niveles de cortisol, hormona relacionada con este tipo de emociones.

3. Naranjas

Esta fruta cítrica se ha valorado por su importante aporte de vitamina C, nutriente antioxidante que fortalece las defensas del cuerpo y combate los radicales libres.

Lo que pocos saben es que su ingesta también controla la adrenalina y los niveles de cortisol, favoreciendo el alivio de la tensión física y mental.

4. Avena

Se caracteriza por tener carbohidratos complejos, necesarios para energizar el cuerpo y mantener estables los niveles de serotonina.

Esta última es una sustancia química que se relaciona con la sensación de bienestar, la alegría y la relajación.

Aunque la mayoría de carbohidratos tienen efectos similares, en este caso es más saludable porque tarda más en digerirse y sus efectos son duraderos.

5. Vino tinto

Una copa de vino tinto al día tiene maravillosos beneficios gracias a su contenido de resveratrol, sustancia antioxidante que mitiga los daños causados por los radicales libres.

Ingerirlo de forma moderada es un apoyo para mejorar la presión arterial y estimular la circulación sanguínea. Además, contribuye a reducir los síntomas causados por el estrés, la ansiedad y la depresión.

6. Nueces

Este delicioso fruto seco tiene compuestos antiinflamatorios y tranquilizantes que disminuyen la tensión causada por el estrés y la irritabilidad.

Sus ácidos grasos y proteínas participan en el control de la adrenalina y favorecen el alivio de los síntomas en el sistema nervioso y los músculos.

7. Aguacate

También conocido como palta, es uno de los frutos más saludables que se pueden ingerir todos los días como parte de la dieta.

En este caso sus beneficios se deben a su aporte de vitaminas B y E, cuyos efectos en el organismo reducen los niveles de cortisol.

Contiene ácidos grasos esenciales, proteínas y compuestos antioxidantes que favorecen la salud general del cuerpo.

Eso sí, no se recomienda comer más de una pieza al día porque contiene más calorías que cualquier otra hortaliza.

8. Limón

Un alimento infaltable en la dieta contra el estrés es el limón. Contiene vitamina C, esencial para desintoxicar el hígado y el sistema digestivo.

Por otro lado, estimula la segregación de serotonina y endorfinas, conocidas como los neurotransmisores de la felicidad.

9. Vegetales de hojas verdes

Una vez más, te recomendamos el consumo de verduras ricas en clorofila para mejorar la salud. En este caso resultan bastante apropiadas porquemitigan el dolor y crean una sensación de calma que favorece la reducción de la tensión física y mental.

Sus minerales y proteínas mejoran la concentración y reducen las sustancias que se segregan cuando se padece demasiado estrés.

10. Semillas de girasol

Estas deliciosas semillas, que se pueden incluir en ensaladas, contienen calcio y magnesio, dos minerales que, al ser absorbidos, aumentan las hormonas que le ponen freno al estrés. El calcio estimula los nervios mientras que el magnesio tiene un efecto tranquilizante.

Está demostrado que son una fuente de antioxidantes, en especial la vitamina E, asociada con la prevención del envejecimiento prematuro.

El consumo regular de todos estos alimentos contribuye a mantener el estrés alejado; no obstante, no se tratan de remedios poderosos para controlarlo cuando ya se está padeciendo.

Si ya es demasiado tarde como para prevenirlo, prepara una infusión calmante y trata de poner en práctica alguna técnica de meditación.