El 84 % de los jóvenes que ha participado en una encuesta -cuya muestra ha sido de 4.210 personas entre 16 y 30 años residentes en España– cree que vivirá peor que sus padres a causa del cambio climático, según el informe “El futuro es clima 2022”, presentado este jueves en el Congreso de los Diputados.

El informe, cuyos resultados han desgranado varias activistas jóvenes por el clima y diputados de diferentes grupos parlamentarios, revela las opiniones de la juventud española respecto a la crisis climática y su gestión, y recoge también algunas propuestas concretas que los jóvenes consideran que deberían asumirse, informa Efe.

La encuesta refleja el compromiso de los jóvenes con los cambios individuales, pues la mayoría ha manifestado que está dispuesta a asumir “cambios individuales para que los cambios estructurales salgan adelante”, ha resumido la activista Carmen Huidobro, divulgadora en Climabar.

Un 93,7 % dijo estar conforme con realizar trayectos más largos para sus viajes de ocio recurriendo a medios de transporte menos contaminantes, y también la mayoría se posicionó a favor de volver a la dieta mediterránea original, con una mayor base de legumbres y vegetales, y menos o nada de carne.

Además, tres de cada cuatro personas encuestadas (un 77,5 %) manifestó que consumiría más alimentos bajos en emisiones “si el Gobierno facilitase su consumo”.

Sin embargo, pese a esa voluntad de cambio, la ecoansiedad se refleja en la poca esperanza que los jóvenes albergan sobre la capacidad de lograr un futuro deseable con el modelo energético y alimentario actuales, y piden entre otras cosas un “decrecimiento económico”, destaca Huidobro.

Vivimos en unas condiciones materiales nefastas”, ha recalcado también la activista y socióloga Miriam Jiménez, en unas condiciones que, junto a las políticas climáticas en vigor, dibujan “un imaginario colectivo muy negativo”, ha lamentado.

Un 45,4 % de los encuestados augura que las actuales políticas climáticas solo les harán vivir peor a causa de su ineficacia para atajar el calentamiento global, cuyos efectos sufrirán especialmente las personas con ingresos bajos (un 90,7 % lo entiende así).

En la presentación han participado diputados de la Comisión de Transición Ecológica del Congreso, como el coordinador de Alianza Verde, Juantxo López de Uralde, quien ha animado a los jóvenes a participar en política de manera transversal y a impulsar también desde el activismo políticas públicas climáticas que sean más ambiciosas.

Los datos de la encuesta reflejan en ese sentido que la mayoría de jóvenes quiere involucrarse políticamente, el 76,1 % confía en que su implicación podría conseguir “cambios significativos” en la lucha por el clima.

El 96 % de los encuestados juzga que las empresas más contaminantes deberían pagar más impuestos que aquellas con menor impacto ecológico, mientras que el 45,2 % piensa que las cumbres del clima de Naciones Unidas (COP) “no sirven para paliar la crisis climática y quedan siempre en papel mojado”.

Junto a López de Uralde, han intervenido en el acto los diputados Mª Carmen Martínez (Cs), Eva Patricia Bueno (PSOE) y Diego Gago (PP), quienes han apoyado a los jóvenes en su activismo, les han animado a participar en política y han pedido “optimismo” para combatir la ecoansiedad.