A diferencia del evento de julio en Las Vegas, su segunda boda ha destacado por la espectacularidad, y, el principal causante de ello ha sido el destacado vestuario de la cantante para la ocasión. Durante la celebración, Jennifer Lopez lució tres vestidos diseñados por Ralph Lauren, y gracias a su publicación en redes sociales, ahora se conocen los detalles de su creación.

El vestido principal de la estadounidense consistía en un modelo de corte de sirena con cuello alto, y manga corta fluida con espalda descubierta, que se ajustaba hasta una espectacular cola de volantes. La cuenta oficial del diseñador ha explicado que se trata de un vestido personalizado cuyo diseño escultórico evoluciona desde la delicadeza que aporta el cuello de tortuga hasta la voluminosa obra en la que culmina.

Solamente en la creación de la cola se utilizaron más de 1.000 pañuelos cortados a mano y 500 metros de tela, para formar una falda voluminosa y de inspiración romántica. Cada pañuelo cuenta con la simbología de un recuerdo nostálgico y se convierte, según el propio diseñador, en una reliquia moderna. Artesanía y diseño de alta costura convergen en el vestido de novia de Jennifer Lopez. La cantante estaba radiante con este diseño hecho a medida.

Los tres vestidos de la boda

Tal y como lo ha explicado, Ralph Lauren creó los tres vestidos personalizados de la novia con amor, cuidado y consideración, y compuso delicados tejidos en cada detalle. Todo ello con la finalidad de crear «reliquias modernas para un romance eterno».

Jennifer Lopez con el segundo vestido del día de su boda ONTHEJLO

 

El segundo vestido que la actriz escogió para el gran día también es un modelo exclusivo cargado de creatividad y personalidad. Se trata de un vestido joya entallado con colgantes de perlas incrustados desde el cuello. Acompañó el espectacular diseño con las sandalias Maisel de Jimmy Choo (1.595 euros).

Jennifer Lopez con el segundo vestido del día de su boda ONTHEJLO

 

El tercer vestido que lución Jennifer Lopez tampoco dejaba indiferente ya que se trata de un modelo de corte sirena, que tanto le favorece, y que destaca, principalmente, por su escote de ojo de cerradura adornado con cientos de cristales de Swarovski. Además añadía un detalle muy original: un velo a modo de capucha en tejido organza que dejaba su peinado, un moño de bailarina.

En definitiva, la recién casada escogió unos diseños trabajados hasta el último detalle que se hacían con el protagonismo del estilismo, al combinarlos con un look beauty sin excesos y perfecto para resaltar sus facciones.

/GAP