Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, la última entrega de la exitosa saga de Disney, llegaba a la taquilla internacional hace ya cinco años, pero los fans poco imaginaban entonces que sería la última vez que verían en pantalla al Jack Sparrow de Johnny Depp. Aunque había planes para una sexta entrega, el estudio decidía poner fin a su colaboración con el actor tras las acusaciones de maltrato por parte de Amber Heard.