La doctora Dawn Hughes, psicóloga clínica y forense, fue la primera testigo presentada por el equipo legal de Amberd Heard en el inicio de su defensa este martes en Fairfax, Virginia, en el juicio por difamación en curso de su ex esposo Johny Depp interpuso en contra.

Hughes dio un análisis profesional opuesto al del psicólogo forense llevado al estrado por el equipo de Depp la semana pasada, quien dijo que Heard no tenía signos de Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT). En cambio, Hughes dijo que la actriz tiene un trastorno de estrés postraumático provocado por lo que llamó “violencia de pareja íntima por parte del señor Depp”.

Según Hughes, el actor una vez realizó una “búsqueda de cavidades” en su esposa, y en otro incidente violento la penetró con una botella de licor.

La psicóloga revisó los registros médicos de Heard, las declaraciones anteriores y se reunió con la actriz cuatro veces en persona y dos veces a través de Zoom, por un total de aproximadamente 29 horas. También entrevistó a algunos de los médicos tratantes de Heard y de la difunta madre de la estrella, Paige.

Mientras testificaba, Hughes describió varias de las acusaciones de agresión sexual de Heard contra Depp. Hughes dijo que Heard afirmó que la penetró con los dedos más de una vez y que, en un momento, la penetró con una botella de licor. Heard le dijo a Hughes que Depp tenía “rabias” alimentadas por el alcohol que a menudo conducían a estos actos.

“Hay indicios, como mencioné antes, de la agresión sexual y el abuso sexual, y cómo lo hacía, cuando estaba enojado y cuando estaba borracho; en su mayoría era una ira alimentada por las drogas y el alcohol cuando la arrojaba en la cama y trataba de tener sexo con ella”, dijo Hughes. “Entonces, ya sabes, si él no podía actuar, se enojaba más con ella y la culpaba. Tenemos esta dinámica de culparla por su incapacidad para asumir la responsabilidad de su comportamiento”.

Los terapeutas de Heard estaban preocupados por su seguridad, dijo Hughes, y la actriz a veces “se defendía”. También testificó que Heard participó en una agresión psicológica y que “estaba muy avergonzada y arrepentida por eso”, así como algo de violencia reactiva.

Hughes dijo, basándose en las notas de los terapeutas de Heard, que “hubo momentos en que (Depp) la obligó a darle sexo oral cuando él estaba enojado. Estos no fueron momentos de amor; fueron momentos de enojo, momentos de dominio, momentos de él tratando de controlarla”.

Una vez, después de que Depp acusó a Heard de coquetear con alguien durante una salida en Hicksville, Nueva York, “el señor Depp realizó una ‘búsqueda de cavidades’ y aparentemente estaba buscando drogas y consideró aceptable arrancarle el camisón y meterle los dedos en en la vagina para buscar cocaína porque pensó que tal vez la estaba escondiendo allí”, dijo Hughes.

“Hubo otro incidente en las Bahamas donde, cuando se enojó, tomó sus dedos y los metió en su vagina y la movió violentamente contra el armario”, continuó la psicóloga. Y agregó: “Y, por supuesto, el incidente en Australia, uno de los casos más graves de violencia sexual que la señora Heard tuvo que soportar, cuando él la golpeaba, la asfixiaba y le decía: ‘Voy a matarte. Te odio’. Agarró una botella que estaba en la barra y la penetró con esa botella”.

De acuerdo con sus conversaciones con Heard ella le dijo que durante el traumático episodio ella experimentó una disociación de su cuerpo, durante la cual solo podía pensar “Oh, Dios, espero que no sea la (botella) que está rota”.

Heard, de 36 años, parecía emocionada al escuchar el testimonio de Hughes desde su asiento en la sala del tribunal, donde también estaba presente Depp, de 58 años. La actriz de Aquaman subió al estrado este miércoles a testificar.

Cuando el abogado de ella, Ben Rottenborn, en sus declaraciones iniciales, mencionó las acusaciones de agresión sexual de Heard junto con otras formas de abuso doméstico que experimentó, un portavoz de Depp negó la acusación, calificándola de “ficticia” y “con el propósito de impactar a Hollywood” una técnica que según la defensa de Deeb ha usado Amber.

Pero en sus intervenciones el abogado Rottenborn insistió que Heard “sufrió violencia sexual a manos de Depp”, y le advirtió al jurado que escucharían “en los términos más gráficos y horribles sobre la violencia que sufrió. Escucharán eso directamente de ella. Ella subirá al estrado y ella se los dirá. Sucedió”.

Depp está demandando a Heard por difamación por un artículo de opinión de 2018 que escribió para The Washington Post sobre cómo sobrevivir a la violencia doméstica, aunque nunca mencionó a Depp por su nombre en el artículo. El actor de “Piratas del Caribe” presentó originalmente la demanda de USD 50 millones en marzo de 2019.

Depp, ha dicho varias veces bajo juramento que nunca golpeó a Heard ni a ninguna mujer, y declaró que su “objetivo es la verdad” mientras busca limpiar su nombre en el juicio, el cual está siendo televisado en vivo a través de varios medios y ha atraído la atención global por el alto perfil de ambos actores.

Por su parte Heard dijo en un comunicado antes del juicio: “Espero que cuando concluya este caso, pueda seguir adelante y también Johnny. Siempre he mantenido un amor por Johnny y me causa un gran dolor tener que vivir los detalles de nuestra vida pasada juntos frente al mundo”.

En noviembre de 2020, Depp perdió su muy publicitado caso de demanda por difamación en el Reino Unido contra el tabloide británico The Sun por llamarlo “golpeador de esposas”. El tribunal confirmó las afirmaciones del medio como “sustancialmente ciertas” y Heard testificó para respaldar las afirmaciones. En marzo de 2021, se anuló su intento de revocar la decisión

/gap