Es una película que se filmó en 2019, pero diferentes causas han impedido su lanzamiento. Y luego de más de dos años, los posibles obstáculos para su distribución no terminan, ahora con la amenaza de recibir la clasificación más restrictiva de los Estados Unidos.

En lo específico, lo que desde hace bastante tiempo se rumorea es que Blonde será catalogada como una película NC-17 que -en términos del sistema de clasificaciones de la Motion Picture Association (MPA)- significa que será prohibida a menores de 18 años.

La palabra del director

El director de cinta, Andrew Dominik, habló al respecto en una reciente entrevista con Screen Daily.

Y sin pelos en la lengua, se refirió a aquella presunta intención de la MPA como “un montón de mierda”. Es que una clasificación semejante suele convertirse en una traba importante para las películas, ya que al tener una audiencia limitada, no interesan demasiado a las cadenas de cine. Y más aún en tiempos pandémicos, donde lo que se lleva a las salas debería ser poco menos que infalible.

Por otro lado, Dominik reconoce que Blonde es un drama que cumple con todos los criterios para que (a ojos de la MPA) sólo público adulto tenga permitido verla. Pero al ser una biopic en torno a la turbulenta vida de Marilyn Monroe, el director neozelandés no podía concebirla de otra manera.

“Es una película exigente. Si a la audiencia no le gusta, es un maldito problema de la audiencia. No se trata de postularse para un cargo público”, se descargó Dominik. “Es una película NC-17 sobre Marilyn Monroe. Eso es más o menos lo que quieres, ¿no es cierto? Yo quiero ir a ver la versión NC-17 de la historia de Marilyn Monroe”.

Violencia sexual

El año pasado, la revista Vogue parafraseaba la teoría de que los retrasos de Blonde y su potencial clasificación para adultos se debían a la “violencia sexual explícita que es parte de la película”.

Vogue también aludía un pasaje de la homónima novela -en la que se basa el filme con Ana de Armas- donde un productor abusa sexual y violentamente de la protagonista. Y en su charla con Screen Daily, Andrew Dominik habría confirmado que efectivamente hay una escena de violación en su largometraje, retomada del libro en cuestión.

El cineasta asimismo confesó que Netflix -distribuidora de Blonde- “insistió” en incluir a la editora Jennifer Lame (Tenet) en el equipo de producción, con la encomienda de “frenar los excesos de la película”.

Pero independientemente de la violencia y los excesos, Andrew Dominik opina que donde no habrá polémica, es en la interpretación de Ana de Armas, en el papel de aquella legendaria actriz y modelo del siglo XX. “Ella es increíble, de lo único de lo que nadie se va a quejar es de su actuación”, aseguró.

Y en materia de la premiere de Blonde, el director no descarta exhibirla fuera de competencia en la próxima edición del Festival de Cannes.

Según aclaró, Netflix se había comprometido a otorgarle una ventana en los cines de ocho meses en Francia, con la esperanza de que el prestigioso certamen la aceptara así en su selección oficial. Sin embargo, Cannes no cedió. Su estricto reglamento exigía todavía que la N roja se atuviera a una ventana de 15 meses, previo a lanzar la película en su catálogo digital.

La siguiente edición de Cannes tendrá lugar del 17 al 28 mayo de 2022.

/gap