La popularidad del Príncipe Harry y su esposa Meghan Markle atraviesa sus horas más bajas. Pasaron de ser una de las parejas más influyentes a vivir prácticamente en el anonimato. Fue en julio de 2019 cuando la revista Time publicó su resumen anual de las 25 personas más influyentes, donde incluía a los duques de Sussex. En 2018, la exactriz estadounidense pasó a formar parte de la lista publicada por Time que escoge a “la persona del año”, es decir, “aquella que más noticias ha protagonizado y que más ha influido en el mundo, para bien o para mal”.

Unos índices de popularidad que han descendido peligrosamente. La semana pasada trascendió que la fundación Archewell, creada por la pareja para sustituir a la organización benéfica Sussex Royal tras abandonar su vida como parte de la familia real británica, apenas logró recaudar 50.000 dólares en donaciones en su primer año, una suma que ni siquiera alcanza para pagar los costes legales necesarios para disolver su antigua fundación y sentar las bases de la actual.

Así lo desveló una investigación del Daily Mail, según la cual solo entre junio de 2020 y junio de 2021 se gastaron más de 55.000 dólares (48.500 euros) en los honorarios legales de Sussex Royal. Archewell se estableció en abril de 2020 en Estados Unidos, país al que la pareja se mudó, según explicaron en su momento, en busca de “una vida más tranquila” y alejada del acoso de la prensa que denunciaron sufrir en territorio británico. La falta de donaciones ha sido interpretada como un varapalo para la pareja, que anunció su fundación, cuyo nombre es en honor a su hijo mayor, Archie, a bombo y platillo, y se esperaba que recibiera un importante apoyo económico por parte de los personajes famosos que supuestamente son amigos de Meghan y Harry.

Por otro lado, en diciembre de 2020 la pareja anunció una colaboración con Spotify en la que se comprometían a publicar en la plataforma una serie de podcast y que se podrían escuchar de forma gratuita. “Lo que amamos de hacer podcasts es que nos recuerda a todos que tomemos un momento para realmente escucharnos y conectar los unos con los otros sin distracción”, dijeron entonces a través de un comunicado conjunto. Ha pasado más de un año y tan solo está colgado el capítulo de bienvenida, publicado en diciembre de 2020.

/gap