A 30 años del fallecimiento, el 24 de noviembre de 1991, Freddie Mercury continúa siendo un ícono del rock, un prodigio de la composición, y con una insuperable voz. Pueden pasar los años, pero muy pocos pueden olvidar su presentación en vivo durante el Live Aid 1985 donde interpretó: “Bohemian Rhapsody”, “Radio Ga Ga”, “Crazy Little Thing Called Love”, y más éxitos. Así lo reseñó Sónica.

Durante años se ha tratado de analizar el secreto detrás de su voz, pero hasta ahora no había nada confirmado. Se decía que su rango se debía a sus cuatro dientes extra y a su pasión por la ópera, sin embargo, unos científicos realizaron un estadio donde señalaron por qué la voz del vocalista de Queen era única.

El secreto detrás de la poderosa voz Freddie Mercury

Recientemente, CNN dio a conocer una investigación —originalmente fue publicada en Logopedia Foniatría Vocology— donde un grupo de científicos checos, suecos y austriacos analizaron la voz del cantautor de Queen para descubrir las características que la hacían tan única.

Para encontrar la respuesta, los investigadores recurrieron a grabaciones en solitario, entrevistas, pistas de su voz asilada del resto de la banda en las canciones que grabaron y llegaron a recurrir a un cantante profesional que intentaba imitar el estilo de voz del intérprete de “Don’t Stop Me Now”.

El líder de la investigación, Christian Herbst, reconocido por su trabajo en la fisiología de la voz de los cantantes y en la física de la producción de voz en los mamíferos. El biofísico austriaco desmintió los señalamientos que aseguraban que la asociación de la voz de Freddie Mercury con la de un tenor, sino que afirmó que correspondía a la de un barítono, lo que quiere decir un tono más bajo.

Según la BBC, en una de las pruebas, Herbst y los científicos analizaron 240 notas sostenidas en 21 grabaciones de Freddie Mercury a capella con el objetivo de analizar su vibrato, término utilizado para referirse a la oscilación entre los tonos que emplean los cantantes cuando sostienen una nota.

Los científicos descubrieron que el vocalista de Queen era un maestro modulando su voz porque podía hacer vibrar los pliegues de su garganta para lograr frecuencias subarmónicas. Mientras que sus cuerdas vocales se movían más rápido que la de otros cantantes, por lo que concluyeron que la voz del intérprete de “Somebody to Love” era una “fuerza de la naturaleza con la velocidad de un huracán”.

/gap