Zlatan Ibrahimovic hizo pública una parte desconocida de su personalidad en el cierre de su participación en el Festival de San Remo. El delantero sueco del Milan fue invitado especial en cuatro de las cinco galas, y donó a la caridad los 200 mil euros que costó su intervención. Pero lo que más sorprendió fue su impresionante discurso de despedida, ‘por qué vino Zlatan’, con el que mostró una imagen mucho más humilde de la habitual.

“Todos ya conocían a Zlatan antes de este Festival. Entonces, ¿por qué vino Zlatan aquí? Vino porque le gustan los desafíos, le gusta la adrenalina, le gusta crecer. Si no se desafía a sí mismo, no puede crecer. Cuando desafías es como salir al campo, y cuando sales al campo puedes ganar o puedes perder. Jugué 945 juegos, gané muchos, pero no todos. He ganado 11 títulos de liga, pero también he perdido algunos. He ganado muchas copas, pero también he perdido algunas. Y soy Zlatan incluso sin haber ganado todos los partidos. Soy Zlatan cuando gano y cuando pierdo. Hice más de 500 goles. Pero también los erré. Pocos. Algunas cosas salieron mal, pero el fracaso no es lo opuesto al éxito, es parte de élNo hacer nada es el mayor error que puedes cometer. Te diré una cosa: si Zlatan se equivoca, tú también puedes equivocarte. Lo importante es marcar la diferencia todos los días. Compromiso, dedicación, perseverancia, concentración. Organicé este Festival para decirles que cada uno de ustedes a su manera puede ser Zlatan. Todos ustedes son Zlatan. Y yo soy todos ustedes. Y este no es mi Festival, no es el Festival de Amadeus, sino tu Festival. Este es el Festival de Italia entera. Gracias Italia, mi segundo hogar”.

/gap