El cantante Miguel Bosé se encuentra en primera línea de polémica después de que Lola, madre de Nacho Palau, concediera una demoledora entrevista en «Sábado Deluxe». Una charla en la que la valenciana dibujó un perfil egoísta y altanero del intérprete que mantiene una guerra judicial y mediática con el que era su fiel escudero. Le acusan no solo de estar descuidando a dos de sus hijos, sino de haberles rechazado frontalmente, aunque desde el entorno de Bosé desmienten categóricos este extremo.

Según las fuentes consultadas, Bosé sí hizo diversos ofrecimientos para que los cuatro hermanos siguieran viviendo juntos. Sin embargo, Palau descartó trasladar su residencia a México y exigió que el cantante fijara su domicilio en Somosaguas, Madrid, por sus problemas con las administraciones y sus rifirrafes con la prensa. Miguel no aceptó lo que consideró un órdago y optó por emprender un viaje en solitario.

Y mientras en España las informaciones se centran en su vida más familiar, al otro lado del continente se agolpan los titulares sobre su estado de salud. Existe evidente preocupación entre los medios aztecas, quienes hablan abiertamente de problemas importantes. En esta línea, el reportero Álex Rodriguez de Telemundo explicó en conexión con el programa ‘Juntos’ de Telemadrid que Bosé podría estar atravesando uno de sus peores momentos, pues en el último programa que hizo en Estados Unidos, donde ejerció de jurado en Pequeños Gigantes, «apenas podía hablar ni caminar». Así las cosas, habría decidido refugiarse en su casa y evitar que los reporteros le fotografíen en estos difíciles momentos.

/Gap