En la última ronda de su escandalosa separación por el reparto de bienes, Orianne Cevey afirmó que Phil Collins no se aseó ni se lavó los dientes en todo 2019. La ex mujer del músico lo demandó en un tribunal de Florida acusándolo de incumplir su trato de darle la mitad de su mansión de USD 40 millones.

Cevey calificó a Collins, de 69 años, como un “ermitaño” que no se higienizó durante meses. “El hedor de Philips se volvió tan penetrante y terminó negándose a interactuar personalmente con cualquier persona”, dijo en su presentación judicial, obtenida por varios medios estadounidenses. Como resultado, afirmó no tuvo más remedio que distanciarse de él.

Era incapaz de tener relaciones sexuales”, declaró Cevey en los nuevos documentados presentados en su demanda, “dejó de ducharse, cepillarse los dientes y vestirse adecuadamente” .

/gap