Pareciera ser que para algunas personas la fama está simplemente destinada. Ese es el caso de Kim Kardashian, quien siendo una adolescente tuvo que soportar el peso de las cámaras cuando su padre Robert Kardashian, un reconocido y millonario abogado de Los Ángeles tuvo que defender a su amigo O.J. Simpson por el doble homicidio de su pareja y su amigo.

Pasaron los años y Kim decidió hacerse estilista, fue ahí cuando conoció a Paris Hilton, quien hasta hoy sigue siendo su mejor amiga y a quien Kim le debe su carrera. Fue la heredera de la fortuna Hilton quien invitó a su amiga Kim a tener algunas apariciones en su show “The Simple Life”. La joven de origen armenio y pronunciadas curvas no tardó nada en llamar la atención de la prensa y el resto es historia.

El año 2000 Kim se casó con el productor musical Damon Thomas, pero tres años después ya estaba divorciada. A los 27, mientras salía con el cantante Ray-J la más famosa del clan Kardashian fue víctima de la filtración de un vídeo de contenido sexual íntimo: sin quererlo, ese fue su asenso máximo al estrellato.

Los ojos de los productores del canal E! se posaron sobre ella y sobre su mediática familia. Ahí nació el programa “Keepin Up With The Kardashians” el que justo este año cumple 20 temporadas al aire, aprovechando para cerrar definitivamente el ciclo. Así es, ya no habrá más temporadas donde podremos ver las peleas, excesos, fiestas, reconciliaciones y nacimientos de los nuevos miembros de esta familia. ¿Un problema para Kim? Claramente no. Se estima que su fortuna supera los 175 millones de dólares. Marcas de cosméticos, ropa interior y perfumes son parte de su imperio.

Los romances de la joven y de sus hermanas eran vistos por millones de personas de todo el mundo gracias al éxito del show y en 2011 Kim nuevamente sorprendió al casarse con la estrella de la NBA, Kris Humphires. Obviamente el enlace fue televisado, pero tras diez meses la pareja anunció el divorcio. En 2012 la estrella reality hizo público su romance con el rapero Kanye West con quien se casó en 2014 y ya tienen cuatro hijos: North, Saint, Chicago y Psalm quien fue concebido gracias a un vientre de alquiler. Eso sí, no todo ha sido color de rosas para la pareja.

Luego que el cantante anunciara su fallida intención de ser presidente de Estados Unidos vino un espiral de escándalos y acusaciones mutuas entre él y la familia de su esposa a tal punto que el rapero alegara que Kim quería mandarlo a un hospital psiquiátrico y que hace dos años pensaba divorciarse de ella. Lo cierto es que por ahora las aguas parecieran estar más calmas entre ambos. “Obviamente, a medida que creces, nadie está 100% orgulloso de cada decisión que ha tomado y eso está bien. Creo que siempre hay que aprender de los errores”, dijo Kim en una entrevista.

En fotos, la hermosa señora de las cuatro décadas:

/gap

/gap