La pandemia mundial por el coronavirus también ha desencadenado consecuencias para el orbe artístico, quienes han debido suspender presentaciones y espectáculos en medio de la propagación del COVID-19 y las medidas gubernamentales de aislamiento y distanciamiento social.

La situación en Chile no dista de esta realidad. Boris González Reyes, conocido como Zalo Reyes, ha manifestado su preocupación no solo los problemas que atraviesan los artistas nacionales, sino que también por la emergencia sanitaria como tal. “Tengo miedo de morir, es verdad. Aparte de la edad, soy diabético, así que tengo que cuidarme”, señaló.

En 2008, el equipo médico de “El Gorrión de Conchalí” decidió amputar sus cinco dedos del pie izquierdo, tras la diabetes que le diagnosticaron en 2001. Esto lo ha motivado a mantenerse en una cuarentena voluntaria desde el inicio de la pandemia. “Me he podido comunicar con la gente a través de Instagram. Con mi nieto nos saludamos con el codo”, manifestó.

La prevención en esta época ha sido un factor fundamental, pero Zalo Reyes también expresa su preocupación por la situación actual de los artistas en Chile.

“Me tocó suspender (eventos en) cuatro casinos y varios trabajos, porque se suspendió todo. No tenemos trabajo y, felizmente, tenía unos ahorros. Nos estamos defendiendo“, aseveró.

/gap